Please follow and like us:

  • 31
  • Share

Jefes Tóxicos y oportunidades laborales fuera de la organización

MI EXJEFE ESTÁ HABLANDO MAL DE MÍ, ¿QUÉ HAGO?

Descubre qué hacer si tu exempresa está bloqueando tus oportunidades de empleo y elabora un plan de acción para cambiarlo

Las recomendaciones tienen tanta influencia en la vida de las personas que recurrimos a ellas para tomar muchas decisiones cotidianas. Por ejemplo, si queremos comprar un auto, elegir la escuela de nuestros hijos o contratar un servicio de televisión de paga, recurriremos a la recomendación de amigos y familiares para tomar una decisión.

Lo mismo sucede en el ámbito laboral. Las referencias son un punto clave para la búsqueda de empleo, sin embargo, no todos los candidatos tienen claro el impacto que pueden tener en un proceso de selección.

Para cualquier empresa es de suma importancia que el candidato cuente con personas dispuestas a hablar de manera positiva de su trabajo, esto fortalece su imagen ante el reclutador y brinda confianza.

¿Qué le preguntará el reclutador a tus referencias?

5-jefes-toxicos-infografia
Tiempo que laboraste en la empresa

Buscará corroborar que la información de tu currículo es correcta, evita mentir sobre periodos de trabajo y cargo que ocupaste.

Cuál es la relación laboral que tuvieron contigo

¿Fue tu jefe inmediato? ¿Fueron colegas? Mientras más cercana sea la relación laboral que tuvieron, más valiosa es tu referencia.

Cualidades más sobresalientes

El reclutador puede interesarse en escuchar a una tercera persona valorar tus cualidades.

Algún logro importante

Nada reforzará más tu imagen profesional que un testigo de tus logros laborales.

Cómo te relacionabas con tu equipo de trabajo

Tus habilidades sociales en el trabajo son de gran relevancia para cualquier organización.

¿Por qué dejaste la empresa?

Conocer los términos en los que se disolvió la relación laboral es de relevancia para los reclutadores, que podrían investigarlo por su cuenta.

Para que ninguno de los cuestionamientos anteriores comprometa tu proceso de selección, es necesario tomar ciertas medidas antes de proporcionar tus referencias laborales. De igual modo, si piensas que tu ex empleador puede estar hablando mal de ti y de tu desempeño, estos consejos pueden ayudarte a neutralizar la situación:

1. Evita hablar mal de tu empresa

El primer síntoma de que algo no salió bien con tu anterior empresa es que te expreses mal de ella o de las personas para quienes trabajaste. Esto lo saben los reclutadores. Sé profesional y omite los comentarios negativos, lo único que lograrás es dar una mala impresión y hacer que tu entrevistador quiera saber la otra versión de los hechos.

2. Contacta a tus referencias antes de proporcionarlas

Te servirá para corroborar que los teléfonos y datos sean correctos, de manera que el reclutador obtenga más fácilmente la información que necesita. Además es una gran oportunidad para conversar con algún exempleador y limar asperezas.

Toma el control de la situación y atrévete a preguntar cuál es la percepción que dejó tu trabajo, coméntale que estás en busca de un nuevo empleo y que será de ayuda contar con su colaboración.

3. ¿Terminaste mal con tu jefe? No lo pongas como referencia

Tu exjefe no es la única persona de la que puedes obtener una referencia de tu anterior empleo. Si la relación con él o ella no quedó en los mejores términos hay varias alternativas. Si durante el tiempo que trabajaste tuviste más de un jefe, busca a tu superior anterior para obtener su referencia. Colegas, clientes, jefes de otras áreas, proveedores y otras personas que conocieron tu trabajo pueden ser una excelente opción.

4. Habla con el reclutador

En algunas ocasiones puede ser de ayuda ser honesto con tu entrevistador y hablar de las circunstancias que generaron la mala relación con tu exjefe o exempresa. Recuerda que la idea no es victimizarse, sino intentar explicar tu postura de una manera profesional y objetiva.

A menos que hayas cometido una falta grave en tu exempleo, no existe razón alguna para que tus experiencias laborales anteriores te impidan obtener un mejor trabajo.

No olvides, que Cuatro de cada 10 jefes son tóxicos. ¿Cómo es el tuyo?

¡Mucho éxito!

Cinco tipos de jefes tóxicos y cómo tratar con ellos

Con un jefe uno pasa más tiempo que con su novia, que con sus amigos y, si se da la coyuntura, que con sus hijos. A corto plazo, la influencia de un jefe sobre uno es mayor que la de un padre o un hermano: por fortuna, desaparece con él. Eso un jefe que opera en condiciones normales. Si lo que hace es crear una cárcel con su indecisión, torturar con guasaps nocturnos o no respetar el tiempo, su influencia pasa de ser enorme a ser nefasta. Sin embargo, hay formas de si no sobrellevarlo, al menos minimizar su impacto, según el tipo de pie del que cojee su superior. Aquí están los agravantes más típicos y consejos profesionales para acatarlos.

1. El micromanager

No hay confirmación lo suficientemente definitiva para él. Diez minutos después de haber salido de su despacho con directrices precisas sobre cómo proceder, tendrás un correo en tu bandeja de entrada en el que te las recuerda y repasar punto por punto lo que acabáis de discutir y te pregunta cómo estás ejecutando sus directrices, de cómo estás encabezando los correos electrónicos al orden en el que estás dirigiéndote al equipo. Si tu número de móvil ha caído en sus manos, un WhatsApp a las 11 de la noche para reconfirmar y chequear (porque le encantará ese palabro) contigo si la reunión de las 10 de la mañana está del todo cerrada será lo más normal del mundo. Y si por cada correo y cada guasap le quitaran uno euro de su sueldo, igual hasta se pensaba lo de prescindir de ese pico antes de delegar. Tu opinión, en definitiva, es para él lo que un arco iris es para un ciego: es interesante que esté ahí pero no le va a afectar en lo más mínimo.
Consejo: A un micromanager consumado se le empieza a controlar con una cantidad ingente de paciencia. Hay que ganárselo poco a poco, con el tiempo, con respuesta a todas sus demandas. Responde con precisión a cada uno de sus miedos sin andarte por las ramas: a él un “OK” tras cada interrogante le sirve. Para hacerle probar su propia medicina, comparte con él tantas veces como veas necesario al día tus dudas pormenorizadas (aunque no las tengas). Y puede que así, después de mucha reiteración inoperativa, entienda que estás copiando el ejemplo de tu superior y deduzca que evidentemente, no es eficaz.

2. El innovador permanente

Tiene una asombrosa capacidad de gestar al día un número casi ilimitado de nuevas ideas. La gran mayoría de ellas le parecen geniales e intentará ponerlas en práctica. Y ahí estás tú, el empleado, el que se encarga de realizarlas: cuando estés a medio camino, ya habrá otra nueva idea que dejará esta última aplazada y por lo tanto habrá sido un fracaso de propuesta. Nadie le impedirá molestarte una y otra vez, cada vez que se vea iluminado por una idea sublime. Cada vez que suena tu teléfono y la extensión viene de su despacho, puedes empezar a sudar.

Consejo: Solo hay una manera de lidiar con un creativo en serie: estar a la altura. Adoptar su modus operandi y tener controladas todas las fuentes donde se inspira antes incluso de que lo haya hecho él. Nicole Williams, encargada en trayectorias para la red de LinkedIn América, lo describió tajantemente una vez hablando para Bussines Insider: “Este tipo de jefes siempre tiene una idea nueva, y esperan lo mismo del resto del equipo. Si tu jefe te pregunta si has visto el último artículo publicado en el Wall Street Journal, tienes que conocerlo”.

3. El que se ha leído todos los libros sobre liderazgo

Lo sabe todo, porque lo ha leído. Sus títulos en los mejores centros de estudio internacionales van por delante incluso de él. Tiene un listado ilimitado de frases hechas –de otros– para cada situación. Las soluciones concretas, eso sí, tienen que salir de ti. Se ha leído de cabo a rabo libros para ejecutivos como Si Aristóteles dirigiera la General Motors de Tom Morris y se repite una y otra vez frases como “las personas primero, los proyectos después”, “en su nivel más profundo, la colaboración no es solo uno de los muchos medios posibles que llevan a la excelencia, sino también un componente inevitable de toda forma de excelencia” o “la verdad se ha convertido en uno de los valores principales de cualquier organización que defienda su propia salud”. Después de repetírtelo por enésima vez, no tendrá reparos en animarte a incluir en tu informe una pequeña modificación de la verdad para contentar al cliente.

Consejo: El problema al que te enfrentas ante este tipo de jefe es tener llevar tú a cabo en el terreno de lo concreto el significado de cada una de esas sentencias. Para él hablar es suficiente: le basta con pensar la situación desde diferentes perspectivas y llegar a un acuerdo cómodo. Valorará que escuches atentamente toda esa sabiduría adquirida, y que después deduzcas qué pasos tomar para conseguir buenos resultados.

4. El colega

Su percepción de ti se basa, en un porcentaje menor, en lo bien que le caigas profesionalmente y, en uno mayor, por lo bien que le caigas como persona. Y les caes bien, es solo el principio. No encontrará reparos en sacarte temas de conversación de los que te guardas para los “amigos”, se colará una y otra vez en tu vida privada a ver si de esta manera tú haces lo propio… ¿Si te una palmada en la espalda? Es un jefe-colega. Pero tú sabes, porque ya te lo ha hecho más de una vez, que a la hora de rendir cuentas te dejará en la estacada, que no es tu colega y que si hay un culpable, ése eres tú. El jefe que se esconde bajo el disfraz de colega es especialmente peligroso, porque juega con tus sentimientos y te hace dudar.

Consejo: Limita la información sobre tu vida privada, intenta diferenciar entre las horas que pasas dentro de tu espacio de trabajo y el que destinas a estar con los tuyos y sobre todo no caigas en la tentación de acabar emborrachándote con tu jefe “el colega”. Al día siguiente, si la resaca le proporciona un mal despertar no va escatimar en olvidar su estatus de jefe, tu condición de subordinado.

5. El indeciso

Después de tres horas de reunión, vuelves a tu puesto de trabajo convencido de haber llevado a buen puerto con tu jefe ese proyecto que se había enquistado. Te pones a trabajar con la esperanza de que te deje terminarlo hasta el final, pero media hora después te vuelve a citar en su despacho. Todo ha cambiado. Un jefe indeciso te hace trabajar por tres, o por cuatro. Por dudar, duda hasta de tu fidelidad y no será del todo extraño que debido a su incapacidad para tomar una decisión en firme con todas las consecuencias que acarrea te haga prescindir de parte de tu valiosa vida personal. Lo más probable es que no tenga madera de líder, que no sea capaz de tomar decisiones como lo debe hacer un jefe, pero aún así, es tu jefe.

Consejo: Un jefe indeciso te permite adoptar la figura de suplente. En tu mano queda la destreza suficiente para asistirle en todo aquello que requiera y a la vez saber adelantarte a posibles cambios de rumbo para que el resto de personas implicadas en las decisiones estén también alerta. Ofrécele diferentes opciones a sus indecisiones, que vea que estás con él y te preocupa el callejón sin salida en el que una y otra vez termina.

Please follow and like us:

  • 31
  • Share
Jefes Tóxicos y oportunidades laborales fuera de la organización

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies