Please follow and like us:

  • 25
  • Share

¿Eres demasiado perfeccionista? ¿Sobreestimas tus habilidades? ¿Confías demasiado en la intuición? ¿Estás sobrepasado por decisiones pasadas, incluso si se ha demostrado que son defectuosas?

Tras el éxito de Iceberg Sighted: técnicas de toma de decisiones para evitar los desastres del Titanic, Miguel Ángel Ariño y Pablo Maella del IESE han publicado un nuevo libro sobre los 10 errores más comunes en la toma de decisiones.

Los autores del libro ofrecen un análisis agradable con muchos ejemplos de los sesgos más comunes que conducen a malas decisiones. Se concentran en 10 errores que todos cometemos, para que podamos aprender a dejar de tropezar con las mismas piedras repetidamente.

1. Esperando la decisión perfecta
Luchar por la perfección en nuestras decisiones agrega presión innecesaria y a menudo conduce a la “parálisis del análisis”. A nadie le gusta estar equivocado, pero debemos sacudir nuestro miedo y aceptar que la toma de decisiones significa asumir riesgos: a veces acertamos, otras veces no lo hacemos. Los errores son parte del aprendizaje.

“He fallado una y otra vez en mi vida. Y es por eso que lo logro”, presume Michael Jordan, posiblemente el mejor jugador de baloncesto de todos los tiempos.

2. No enfrentar la realidad
Tendemos a ver las cosas como nos gustaría, confundiendo las ilusiones con la realidad. Por ejemplo, el 75 por ciento de los conductores piensan que están por encima del promedio detrás del volante, que es estadísticamente imposible.

Ante una situación, tendemos a adoptar una posición y es posible que no veamos más allá, ignorando las mejores opciones que existen. Además, tendemos a magnificar los aspectos positivos de nuestra postura y minimizar los negativos.

Una buena forma de evitar este sesgo es intentar distinguir los hechos (objetivos) de las opiniones (subjetivas).

3. Caer en autoengaños
La forma en que se nos presenta una situación y la forma en que la presentamos a nosotros mismos afecta nuestras decisiones finales. Por ejemplo, cuando a algunos pacientes con cáncer se les dijo que la tasa de supervivencia un año después de la cirugía era del 68 por ciento, un porcentaje significativo optó por esa cirugía. Mientras tanto, cuando a otros les dijeron que el 32 por ciento de los pacientes morían dentro del año posterior a la operación, nadie eligió someterse. Se dio la misma información, presentada de una manera diferente.

Para evitar caer en el autoengaño, es importante buscar alternativas y considerarlas desde diferentes ángulos. Finalmente, duerma antes de tomar la decisión.

4. Seguir con la corriente
Hay algo peor que estar equivocado: ser el único que está equivocado. Hacer lo que hacen todos los demás es más fácil y, lo que es más importante, puede salvarnos de la vergüenza. De ahí nuestra tendencia a seguir al rebaño, incluso si se dirige a un precipicio.

Vimos esto con la burbuja de las puntocom, por ejemplo. Todos querían invertir en compañías tecnológicas cuando la burbuja se estaba inflando, incluso cuando la mayoría de los inversores sabían muy poco sobre ellas.

El problema con la imitación (y no pensar antes de decidir) es que eliminamos la posibilidad de encontrar alternativas más sabias que las que están de moda.

5. Corriendo y arriesgando demasiado
Antes de decidirse apresuradamente, debemos considerar si una decisión es verdaderamente urgente. Tendemos a apresurarnos en cosas, cruzar cosas de nuestra lista para sentirnos realizados. Pero todo lo que realmente estamos haciendo con prisa es tomar riesgos innecesarios.

Por ejemplo, el desastre de Chernobyl fue causado por una prueba innecesaria que simuló una falla de energía en la planta de energía nuclear. Al realizar las mociones para las pruebas de seguridad, el resultado fue exactamente lo que trataron de evitar: el reactor explotó. No había necesidad urgente de realizar esa prueba, pero sucedió de todos modos, arriesgando demasiado.

6. Depender demasiado de la intuición
La intuición puede ser una ventaja, pero cuando permitimos que supere el pensamiento analítico, conduce a errores. Lo que es más, probar nuestras corazonadas con experimentos de bajo costo es importante.

Los autores ofrecen al presidente de Samsung Lee Kun-hee como una historia de advertencia. En la década de 1990, según los informes, decidió dedicarse a la fabricación de automóviles porque “intuía” que el mercado despegaría en Asia. El proyecto resultó en una pérdida de $ 2 mil millones y 50,000 despidos.

7. Estar casado con nuestras propias ideas
Es difícil para nosotros cambiar una decisión previa, incluso si mantener el status quo es claramente ineficiente o dañino.

El año 2003 vio la puesta a tierra del Concorde, un avión de pasajeros supersónico que nunca fue rentable. Pero se necesitó un accidente fatal, con más de 100 muertes, para ponerlo en retiro permanente. Económicamente hablando, la decisión correcta debería haberse tomado mucho antes, pero eso significaba reconocer un fracaso. Y a nadie le gusta hacer eso.

8. Prestar poca atención a las consecuencias
A veces no consideramos las consecuencias de una decisión. O solo consideramos los más directos e inmediatos, ignorando los efectos secundarios. Y eso puede causar problemas aún mayores que los que estábamos tratando de resolver en primer lugar.

Eso es lo que les sucedió a los encargados del Titanic, que querían to lleguen a su destino 24 horas antes de lo previsto para silenciar a los críticos que afirmaron que su gran barco sería lento. Ignoraron las advertencias sobre icebergs, advertencias que deberían haberlos retrasado por razones de seguridad.

9. Sobrevalorando el consenso A menudo pensamos que las decisiones grupales son más efectivas, pero eso no siempre es cierto. Alcanzar el consenso también tiene sus inconvenientes: puede llevar más tiempo, la responsabilidad tiende a diluirse y las personas pueden no decir lo que realmente piensan debido a la presión de los compañeros o el deseo de ser aceptados.

Esto último puede haber ocurrido con la fallida invasión de la Bahía de Cochinos por parte de la administración Kennedy. Lo que se suponía que sería un ataque sorpresa contra Cuba resultó ser un secreto a voces, relatan los autores. Como nadie quería parecer un “disidente”, nadie se atrevió a cuestionar las órdenes, incluso cuando lo más sensato era abortar la misión. Para evitar tal situación, recuerde consultar con personas que tengan diferentes puntos de vista y estamos dispuestos a cuestionar nuestros argumentos.

10. No dar seguimiento. El proceso de toma de decisiones no termina con la decisión: la implementación y el monitoreo de la misma también son esenciales. Sin embargo, algunas resoluciones no se ponen en práctica debido a nuestras propias limitaciones personales (por ejemplo, falta de fuerza de voluntad, compromiso o tiempo) o factores externos (por ejemplo, falta de autoridad o apoyo). Por ejemplo, una multinacional decidió establecer una sede corporativa para el sur de Europa. Pero la idea finalmente se descartó para evitar molestar a ninguno de los directores gerentes de los tres posibles países de acogida, lo que en última instancia causó daños a toda la empresa. Es vital considerar la implementación de una decisión. Y eso significa evaluar nuestra propia capacidad para comprometernos con un curso de acción particular y aceptar que los demás tendrán sus propios intereses y necesidades. Si consideramos estos errores comunes, nuestra capacidad para tomar decisiones mejorará sustancialmente.

Please follow and like us:

  • 25
  • Share
El decalogo de los errores más comunes en la toma de decisiones

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies