Please follow and like us:

  • 21
  • Share

Mi primer jefe fue el mejor. Tuve una emergencia familiar y antes de que pudiera terminar de explicarle la situación. Él dijo: “¿Y todavía estás aquí, hablándome? ¿Por qué no has salido todavía? Te cubriré”. Sonreí, luego fui a mi escritorio, tomé mis pertenencias y me fui. A partir de entonces, tuvo mi pleno compromiso.

Joan era un buen jefe y habría trabajado para él en cualquier compañía. Los buenos jefes pueden hacer que el trabajo sea significativo e interesante incluso en una mala compañía. Hacen que el trabajo se sienta como un hogar lejos del hogar. Mientras que un mal jefe puede hacer que tu vida laboral sea miserable. Te van a microgestionar, te culparán y harán todo lo posible para detenerte.

Un buen jefe es mejor que una buena compañía. Un buen jefe lo disciplinaría, lo entrenaría, lo desarrollaría ”. Joan
fue un constructor de personas. Palabras como “buen equipo de trabajo”, “usted es el mejor”, “confío en su criterio” se encontraban en la parte superior de su diccionario. Él dio poder, apreciaba y confió a los empleados para que realizaran el trabajo. El espíritu del equipo era alto durante su reinado .

Lamentablemente, su enfoque de poner a las personas primero no le sentó bien a la alta dirección, y dentro de un año se mudó. Nuestro nuevo jefe era todo lo contrario. Sentí que tenía que estar constantemente mirando por encima de mis hombros. Su único enfoque estaba en la línea de fondo y siempre estaba apuntando con los dedos. Estaba más preocupado por empujar su peso alrededor de construir relaciones. El compromiso y la moral de los empleados cayeron en un mínimo histórico. Es desmotivador trabajar para un gerente que no defiende a su equipo. Si te equivocas, rápidamente se convierten en juez, jurado y verdugo. Me gustó mi trabajo, pero no podía funcionar de manera efectiva en ese entorno, así que decidí que era hora de entregar mi carta de renuncia.

Un verdadero Gran Jefe es difícil de encontrar, difícil de separar e imposible de olvidar.
¡Los empleados no dejan malos trabajos, dejan malos jefes! La mayoría de las veces, un empleado tiene un problema con una empresa, tiene que ver con algo relacionado con su jefe. En el corazón de la ruptura de la relación gerente-empleado, se encuentra la falta de confianza, respeto y empatía. Cuando va más allá del deber de su empleador y estos responden con insensibilidad e inflexibilidad durante el momento de su necesidad, la relación en ese momento exacto se pierde.

Los empleados anhelan buenos jefes. Un estudio reciente encontró que el 65% de los empleados preferirían tener un mejor jefe que un aumento de salario. No hay nada como tener un jefe que te respalda. Hacen que tu experiencia laboral sea mucho mejor. Los empleados pasan más de la mitad de sus vidas en el trabajo. Quieren trabajar en un ambiente saludable con un jefe que cuida de ellos. Es hora de que las empresas se den cuenta de que todo el dinero o los beneficios no retendrán a un buen personal si tienen un mal jefe. Un buen jefe es, sin lugar a dudas, uno de los mejores incentivos para mantener al personal contento y comprometido.

Uno es lo que vale su jefe, y muchos extraordinarios profesionales marchan de las empresas por los malo jefes. Este goteo es un pérdida irreparable que los las empresas y los departamentos de RRHH no se lo pueden permitir. De ahi, la importancia, de detectar este tipo de jefes tóxicos para la organización.

Please follow and like us:

  • 21
  • Share
La importancia en tu éxito profesional: Tener un buen jefe

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies